• Visual System Solutions

EL FORO DE AUGUSTO: RECONSTRUCCIÓN VIRTUAL CON PANASONIC

Una experiencia visual totalmente exclusiva dentro de uno de los yacimientos arqueológicos de Roma en la que se recrea el esplendor de un Foro imperial mediante proyecciones perfectamente sincronizadas procedentes de 33 proyectores de Panasonic.

Se trata de una operación compleja conocida como "Foro de Augusto 2.000 años después", creada con motivo de las celebraciones del bimilenario de la muerte de Augusto (19 de agosto del año 14 después de Cristo), en la que han participado numerosos profesionales, incluidos arqueólogos, físicos, científicos informáticos y expertos del mundo audiovisual. Un avanzado sistema de proyección de vídeo, basado en 33 proyectores de Panasonic, crea reconstrucciones virtuales minuciosas que revelan detalles y colores de otra época perdidos hace más de 2.000 años de historia. La instalación se localiza en uno de los templos de la Antigua Roma en Via dei Fori Imperiali, donde se puede apreciar el efecto de docenas de dispositivos perfectamente sincronizados. Un complejo conjunto de proyectores de vídeo sincronizados a lo largo de 300 metros. Un espectáculo verdaderamente asombroso representado delante de una suerte de anfiteatro enorme. Tres profesionales al frente del proyecto nos guían en su reconstrucción: Siro Volpato, director comercial de Adeo para la zona centro de Italia, Luca Altobelli, fundador de HDVI, un laboratorio informático que proporciona servicios de asistencia y planificación para la infraestructura de TI, y Marco Lucantonio, Director ejecutivo de AV Set Produzioni.

"Cuando nos comunicaron la intención de llevar a cabo este proyecto, entendimos inmediatamente que se trataba de un desafío importante que nos permitiría crear representaciones de vídeo con alcance internacional", explica Siro Volpato, de Adeo. "La sociedad está siempre abierta a proyectos sofisticados como este y la idea de buscar las mejores formas de conseguir los objetivos nos entusiasmó desde que pusimos en marcha el plan de trabajo. En este caso, estamos hablando de utilizar dispositivos para abarcar una proyección de cientos de metros de longitud. Tras haber trabajado con HDVI en el pasado en varias instalaciones diferentes, no fue difícil elaborar un primer borrador para decidir cómo proceder. El encargo era concreto y el primer paso consistía en seleccionar los proyectores de vídeo que utilizaríamos y en preparar una demostración, elemento esencial para determinar si el proyecto era factible."

"Tras el minucioso proceso de evaluación llevado a cabo por los profesionales del equipo de Adeo, decidimos implicar a Panasonic en la operación a la vista de los exigentes requisitos de proyección y los numerosos proyectores necesarios para garantizar la ejecución satisfactoria del proyecto. En efecto, el terminal de vídeo, que no es como una gran pantalla convencional, y una distancia de más de 40 metros desde el punto de proyección nos llevó inmediatamente hacia dispositivos capaces de proporcionar una luminosidad de más de 10.000 lúmenes ANSI. Para la demostración en cuestión, decidimos comparar el rendimiento de dos tipos diferentes de equipos. En la primera prueba, proyectamos simultáneamente las mismas imágenes utilizando proyectores de vídeo LCD y DLP en paralelo. Al completarla, toda una serie de variables nos ayudaron a escoger los proyectores de vídeo LCD. Utilizamos la nueva serie PT-EX16KE de Panasonic para las imágenes más grandes y la serie PT-VX500 para las proyecciones con más detalle. Los proyectores tenían la luminosidad, resolución y coste adecuados para la operación deseada, en consonancia con el presupuesto. Utilizamos el proyector de 13.000 lúmenes ANSI para la primera prueba, aunque éramos conscientes de que el rango incluía un modelo con las mismas características pero mayor luminosidad, que posteriormente decidimos utilizar para todo el proyecto. A la demostración asistieron todos los altos cargos, incluidos los principales protagonistas, desde Paco Lanciano hasta los representantes del consistorio de la Ciudad de Roma. Nos dimos cuenta de que habíamos tomado la decisión correcta en cuanto a los equipos durante la fase de pruebas."

"Tras decidir los dispositivos que se utilizarían, pasamos a la fase de transporte, que era bastante delicada", explica Volpato. "Trasladar un número considerable de dispositivos sofisticados en un plazo de tiempo limitado a un área de Roma cerrada al tráfico y no accesible para camiones articulados no era una tarea sencilla. Estamos hablando de trasladar equipos delicados, incluidos proyectores de vídeo de pequeño y gran tamaño, así como el material óptico necesario, a un lugar para el que se requieren permisos de acceso especiales. Por lo tanto, tuvimos que seleccionar un vehículo adecuado que fuera lo suficientemente grande para transportar todos los dispositivos, pero con las dimensiones adecuadas para acceder al yacimiento arqueológico."

"Para la primera operación", continúa Altobelli, "junto a mi compañero Francesco Antoniello, preparamos un proyecto que denominamos REMU (Regia Multimediale) y que utiliza cables de red para gestionar las transmisiones de audio, vídeo y luces en equipos remotos situados en varios emplazamientos distintos. La idea consistía en crear una suerte de videocámara de gran tamaño que pudiéramos utilizar para controlar todo con unas pocas acciones, desde reproducir hasta detener una grabación, incluidas todas las funciones típicas necesarias para gestionar una película. Por lo tanto, buscamos una aplicación de software no vinculada al hardware que se estaba utilizando y que pudiéramos usar simultáneamente para las 33 grabaciones, los seis canales de audio y la iluminación. Con respecto a los proyectores de vídeo, se decidió finalmente utilizar 33 equipos de Panasonic: seis proyectores de vídeo PT-EX12KE, seis PT-EX16KE y 21 PT-VX500"

"Estábamos utilizando equipos potentes, proyectores de vídeo de Panasonic con focos de luz de alta resolución y brillo, por lo que teníamos que disponerlos con la mayor precisión posible y sincronizarlos al milímetro. Yo ya había realizado esta tarea muchas veces antes durante mi carrera profesional, pero nunca había tenido que preocuparme por sincronizar fotogramas, como en el caso de los Foros de Roma. Trabajamos en la sincronización y recalibración de las imágenes desde cada uno de los equipos meticulosamente, incluso durante la fase de proyección. Teníamos que recurrir una y otra vez al software para asegurarnos de que todo salía a la perfección, segundo a segundo, durante los 45 minutos de la película. Es un trabajo parecido al de un director de orquesta, responsable de 33 músicos durante un concierto en La Scala. Por ejemplo, el espectáculo incluye, entre otras cosas, una escena en la que aves migratorias vuelan de derecha a izquierda a lo largo de una distancia de 300 metros. Logramos que esta escena resultara fluida, sin saltos ni superposiciones entre las imágenes de un proyector a otro. De hecho, fue uno de los fragmentos seleccionados como referencia para sincronizar los 33 proyectores de Panasonic. Teníamos que calibrar el sistema para esta escena con el objetivo de mantener el control sincronizado de las imágenes a lo largo de toda la película. Utilizamos controles activos y pasivos para asegurarnos de que un servidor local podía controlar los códigos de tiempo de toda la película y cada proyección individual durante la fase de inicio y a lo largo de todo el tiempo de proyección. Se sincronizaron continuamente los 33 proyectores mediante una hoja de ruta predeterminada y el sistema es capaz de llevar a cabo una realineación de cualquier retardo, incluso de solo unos milisengundos. Por otra parte, la respuesta de los proyectores de vídeo fue excelente. Conviene recordar que no teníamos terminales de vídeo como pantallas, sino muros antiguos con superficies más bien irregulares.

"Cuando se completó la instalación", concluye Luca Altobelli, "realizamos la primera proyección en presencia del Alcalde de Roma y de una audiencia internacional que incluyó a 18 embajadores y más de 250 diplomáticos. Desde ese día hasta la fecha, todo ha ido como la seda: se proyectan tres espectáculos todas las noches, cada uno de 45 minutos de duración, con una audiencia de 200 personas en cada representación. La instalación tiene un ciclo de representación de tres años."