• Combinación de sonido y luz en Roskilde

Combinación de sonido y luz en Roskilde

 

Los proyectores y las pantallas de Panasonic infunden vida a la cultura rock y pop en el museo Ragnarock (Dinamarca)

Ubicado en Roskilde (Dinamarca), el museo RAGNAROCK celebra la cultura y la música joven desde los años 50 hasta la actualidad. Alojado en un llamativo edificio con relieve de oro, un colosal voladizo y un larga alfombra roja, el museo utiliza una amplia gama de tecnologías audiovisuales para narrar la historia de la música rock y pop, así como sus muchos subgéneros.

El museo cuenta la evolución de la cultura joven, narrada en forma de sonido, imágenes y símbolos de la música rock y pop. Es una historia sobre la forma en la que la gente joven ha movido fronteras a través de la música y cómo ha influido en la sociedad, desde la política hasta las formas de bailar y la tecnología.

Con espacios para exposiciones, escenas musicales, archivos, enseñanza e investigación, RAGNAROCK es un "invernadero cultural" que se extiende por tres plantas. El centro también acoge una serie de exposiciones diferentes a lo largo del año, además de la muestra permanente.

"El proyecto del museo se inició cuando un grupo de personas procedentes de la industria de la música se reunieron y se dieron cuenta de que existía una necesidad de documentar esta cultura y su historia", comenta Jacob Westergaard Madsen, conservador del museo. "La cultura del rock y del pop es muy visual, por lo que queríamos recrear esa sensación de pertenecer a una cultura muy viva y dinámica dentro de la experiencia del museo."

 

"Cuando los trabajadores del museo se reúnen por las mañanas pueden poner en marcha todo el equipo audiovisual a la vez pulsando simplemente un botón."

 

Abierta en abril de 2016, la exposición permanente utiliza un total de 15 proyectores de Panasonic junto con tres pantallas de 55" también de Panasonic para un espacio de 1200 metros cuadrados. La cultura joven es tan visual como su audiencia, por lo que la proyección constituye una parte importante de la experiencia del museo. 

La música rock y pop es uno de los movimientos culturales más importantes de los siglos XX y XXI, y es este movimiento el que documenta y comunica el museo, en forma de viaje a través de diferentes temas que despiertan y captan la atención de los visitantes.

En una esquina, el museo ofrece a los visitantes la oportunidad de escuchar antiguas maquetas, grabaciones en vivo y versiones alternativas de artistas daneses muy conocidos, mientras que en otra parte se repasa la evolución de la acústica en la larga búsqueda de la música por encontrar el sonido perfecto a lo largo de décadas.

El museo también incluye un espacio teatral que acoge periódicamente películas musicales y documentales, reproducidos con un proyector láser PT-RZ670 de Panasonic.

 

"Estamos encantados con los efectos que los proyectores de Panasonic permiten crear".

 

"Es una exposición temática y la primera cosa que te encuentras es una escenografía y una actividad que te introducen directamente en el tema. Tenemos una gran cantidad de películas e historias audiovisuales a modo de nivel más profundo", añade Jacob Westergaard Madsen.

En la entrada a la exposición, el museo ha utilizado cuatro proyectores láser PT-RW630 DLP™ de 1 chip para explorar las formas en las que se utiliza la iluminación en los conciertos y los festivales, mediante funcionalidad de fusión de bordes integrada para crear una imagen perfecta y envolvente en torno al visitante.

Aquí se reúnen la música y la luz para explorar el trabajo de los pioneros daneses de la proyección de diapositivas, y los visitantes pueden desarrollar sus propias ideas creativas basadas en los espectáculos de luz líquida. Este efecto se utilizaba con frecuencia a principios de los años 60 y era una parte integral de la escena musical progresista, en la que se utilizaban tintes líquidos, retroproyectores, ruedas de color y películas de 16 mm junto a los proyectores de diapositivas. El museo utiliza actualmente tecnología de proyección láser moderna para recrear esos mismos efectos para los visitantes.

En otra parte del museo, una función interactiva se centra en el impacto que ha tenido la cultura del baile en los géneros musicales, y utiliza el control del movimiento para ofrecer a los visitantes la oportunidad de probarlo, con sus siluetas proyectadas sobre una pantalla situada delante de ellos.

La proyección, los sensores y la tecnología de iluminación se combinan para que los bailarines que siguen atentamente al profesor de baile virtual se vean recompensados con un espectáculo de mejor luz. 

 

"Un grupo de personas de la industria de la música se dieron cuenta de que existía una necesidad de documentar esta cultura y su historia".

 

"Todos los proyectores y las pantallas están conectados a una red interna que permite su supervisión y control de manera remota desde un punto central", señala Finn Langkjaer, de AV CENTER, el socio de instalación del proyecto.

"Cuando los trabajadores del museo se reúnen por las mañanas pueden poner en marcha todo el equipo audiovisual a la vez pulsando simplemente un botón."

Se seleccionaron los proyectores Solid Shine™ por el increíble brillo y niveles de contraste que ofrecen, pero también porque no necesitan mantenimiento, lo que permite utilizarlos continuamente hasta 20 000 horas sin necesidad de sustituir los filtros ni las fuentes de luz. El hecho de que no requieran un equipo de mantenimiento in situ fue un factor muy importante.

Asimismo, todos los proyectores se conectan a una única red Crestron, que permite a los trabajadores de AV CENTER supervisar y gestionar a distancia cualquier problema potencial antes de que se materialice y afecte a la experiencia general del visitante del museo.

"Estamos encantados con los efectos que los proyectores de Panasonic permiten crear en el interior del museo. Los comentarios de los visitantes han sido muy positivos y, cuando lo abrimos, no tardamos en darnos cuenta de que habíamos tomado la decisión correcta con respecto al proveedor de proyección", resume Jacob Westergaard Madsen.