• Proyección en el Coliseo

Proyección en el Coliseo

Los proyectores de alto brillo de Panasonic ayudan a conmemorar el 150 aniversario de las relaciones diplomáticas entre Italia y Japón.

Tras albergar combates entre gladiadores y espectáculos públicos en la época de los romanos y haber sido utilizado como espacio para viviendas, talleres, fortaleza y una cantera en la Edad Media, la última encarnación de este famoso espacio circular es un tapiz de proyección sobre el que celebrar un aniversario especial con ayuda de la luz.  

Las embajadas de Japón e Italia encargaron a Motoko Ishii Lighting Design e Ishii Conception Office Network (ICON) la conmemoración del 150 aniversario de las relaciones diplomáticas entre los dos países.

Se confeccionó un programa original con el tema "Love to humanity, love to earth" (Amar a la humanidad y amar a la tierra), creado especialmente para la ocasión. El equipo de producción, formado por Motoko y Akari-Lisa Ishii, madre e hija, eligió este tema para llamar la atención sobre el frágil clima político, social y medio ambiental de hoy en día, y para comunicar un mensaje de amistad, amor y paz a los italianos, así como al resto de los habitantes del mundo.

La entrada al espectáculo de diez minutos de duración era gratuita y se celebró a lo largo de tres noches en mayo de 2016. Comenzó con un obra dramática, dinámica y ligera proyectada sobre la fachada del Coliseo, seguida de una animación original basada en dibujos a tinta creada por Akari-Lisa Ishii, en la que se cuenta una historia de amor.  

Es la primera vez que un suibokuga (técnica de dibujo tradicional japonesa basada en el uso de un pincel y tinta) se ha transformado en una proyección de luz y se ha aplicado a la fachada de un espacio declarado Patrimonio de la Humanidad. 

El espectáculo de iluminación y la proyección fueron acompañados de una nueva pieza musical, parcialmente inspirada en música tradicional japonesa, como taiko (grandes tambores japoneses) y gagaku (música de la antigua corte japonesa).

En total, se utilizaron nueve proyectores PT-DZ21K2 Evo de Panasonic para crear una proyección de alto brillo, capaz de llenar el tapiz de este gigantesco monumento.

Con 20.000 lúmenes de brillo y una gran cantidad de funciones creativas, el proyector se integra en una estructura extraordinariamente compacta.

Todas las características del PT-DZ21K2 Evo se han diseñado y desarrollado para responder a las necesidades altamente exigentes de los profesionales.

La versión actualizada de la serie DZ21K se ha utilizado ampliamente en el sector europeo del alquiler y los escenarios. Este proyector se ha empleado recientemente en el festival Circle of Light de Moscú, donde se usaron 142 proyectores para batir un nuevo récord Guinness con la imagen más grande proyectada hasta la fecha.

"El proyector DZ21K2 incluye un sistema de cuatro lámparas, por lo que sabíamos que ofrecía redundancia"

Los proyectores y los equipos audiovisuales fueron suministrados por STS Communication, con sede en Milán. "El brillo del proyector era un factor importante para salvar la distancia entre el Coliseo y el Foro Romano, así como para contrarrestar la gran cantidad de luz ambiente de la zona. La naturaleza compacta y ligera de los proyectores era importante, ya que los íbamos a instalar en un centro histórico de perfil muy alto, por lo que era preferible evitar el uso de maquinaria como grúas o carretillas elevadoras", indica Sabrina Miali, gestora de la cuenta. 

"Y, finalmente, el DZ21K2 tiene un sistema de cuatro lámparas que ofrece redundancia, por lo que sabíamos que incluso si una lámpara se fundía durante la representación, el espectáculo continuaría sin que el público asistente se diera cuenta", añade Sabrina Miali.

Los proyectores se apilaron en conjuntos de tres, lo que se tradujo en más de 60.000 lúmenes de luz para iluminar estas antiguas ruinas.  

"Resultó tranquilizador saber que la tecnología de proyección contribuiría a que el espectáculo fuera un éxito."

La proyección incluía un mensaje de luz, con la palabra "amor" proyectada en 150 idiomas de todo el mundo. El espectáculo de 10 minutos se repitió de manera ininterrumpida 15 veces cada noche durante tres noches. A la primera sesión asistieron varias personalidades, incluidos miembros de la familia imperial japonesa.

"Probamos un único proyector dos semanas antes del evento. Me quedé maravillada y agradablemente sorprendida del brillo que ofrecía un único proyector.

"Se trata de un evento de alto perfil para todo el equipo y fue un honor para mí que se me pidiera crear un espectáculo de iluminación sobre la superficie de una de las estructuras más icónicas del mundo. Resultó tranquilizador saber que la tecnología de proyección contribuiría a que el espectáculo fuera un éxito", comenta Akari-Lisa Ishii, diseñadora principal de luz de ICON.