• Un decorado perfecto para gaitas y tambores

Un decorado perfecto para gaitas y tambores

The Projection Studio utiliza proyectores de alto brillo de Panasonic para acompañar su famoso espectáculo militar 

Encaramado en la cima de un volcán extinto, el Castillo de Edimburgo es una fortaleza que domina el horizonte a kilómetros de distancia.

Desde la parte más alta de la Royal Mile, el castillo acoge el Royal Edinburgh Military Tattoo, un evento que atrae cada año a 220 000 espectadores y registra una audiencia global de 100 millones de telespectadores.

Este espectáculo tiene lugar cada mes de agosto desde 1950 y es uno de los 12 festivales que se celebran en Edimburgo.

El evento incluye la actuación de las Fuerzas Armadas Británicas, así como de un amplio conjunto de bandas militares internacionales y de la Commonwelth y otras actuaciones visuales.

Desde 2005, se ha incorporado al espectáculo la proyección de diapositivas, con imágenes que complementan el evento sobre la fachada del castillo. El Tattoo integra esta forma de espectáculo vespertino de sonido y luz con música militar tradicional para ceremonias, marchas y pirotecnia.

Para la edición 2016 del festival, los organizadores del Tattoo tenían la sensación de que sus sistemas de proyección estaban anticuados y de que no eran lo suficientemente brillantes, ya que les costaba destacar con respecto al resto del diseño de iluminación y pirotecnia, que había avanzado año a año. Además, el mal tiempo suele mojar con frecuencia el castillo, lo que dificulta más si cabe las proyecciones.

The Projection Studio lleva creando el contenido del Tattoo desde 2005, y se les pidió consejo sobre un sistema de proyección adecuado y de alto brillo. "La razón principal para actualizar la proyección era que se integra en un espectáculo mucho más amplio de sonido y luz", apunta el director creativo Ross Ashton.

"Existe un diseñador de luz que necesita iluminar suficientemente a los muchos cientos de participantes en la explanada para que el público pueda verlos. Como resultado se proyecta una gran cantidad de luz en el espacio de actuación, por lo que la proyección ha de ser capaz de destacar y seguir ofreciendo un gran espectáculo a pesar de toda esa iluminación en primer plano."

Tras varias pruebas nocturnas, los organizadores se decantaron por la tecnología de proyección de Panasonic. En total, se seleccionaron 12 proyectores DLP™ de 3 chips PT-DW17K2, por su increíble brillo y sólida reproducción cromática.

"Han ofrecido una gran experiencia al público"

 

Cada uno de ellos ofrece 17 000 lúmenes de brillo con una relación de contraste de 10 000:1. Como otros proyectores de Panasonic dirigidos a grandes espacios, el modelo PT-DW17K2 consta de una carcasa extremadamente compacta y proporciona todo un abanico de funciones avanzadas, como conectividad DIGITAL LINK, capacidad para modo vertical y proyección multipantalla. Además, para asegurarnos de que todos los visitantes se van contentos, el DW17K2 integra un sistema de cuatro lámparas, por lo que si una falla, el espectáculo no se detiene.

"Los proyectores que teníamos eran muy antiguos y queríamos cambiarlos por modelos nuevos, para disponer de tecnología puntera", indica Doug Cook, director de operaciones del The Royal Edinburgh Military Tattoo.

"Siempre pregunto al público qué les ha gustado del espectáculo y este año ha destacado especialmente por la mejora de las imágenes que proporcionan estos proyectores. Los espectadores que ya habían visto el espectáculo antes notaron la diferencia, especialmente porque las imágenes son mucho más brillantes y definidas, y porque los proyectores emiten mucha más luz. Han ofrecido una gran experiencia al público."

El sistema de proyección moderno ha permitido a los expertos en mapping con proyección de vídeo 3D del The Projection Studio incorporar elementos visuales más complejos en el espectáculo, como secuencias geométricas, montajes de imagen y efectos de agrietamiento de piedras, cuya visualización destaca en la fachada del castillo.

"probablemente la superficie más difícil con la que he trabajado nunca"

 

"Proyectamos cascadas, escenas de tipo Mordor y el castillo agrietándose y explotando, por lo que resulta mucho más interesante desde ese punto de vista", comenta Ross Ashton.

A lo largo de 90 metros de largo, el área de proyección abarca todo el ancho de la muralla del castillo, mientras que las actuaciones tienen lugar en la explanada situada abajo.

El espectáculo dura menos de dos horas en total y llevaba asociados varios desafíos, especialmente los relacionados con la superficie de proyección.

"El castillo es completamente asimétrico e incluye murallas y defensas situadas a hasta 60 metros de las pilas de proyección en algunos puntos. Creo que es probablemente la superficie más difícil con la que he trabajado; es oscura y aún más oscura cuando se moja", añade Ross Ashton.