• Una mejora para la SNCF

Una mejora para la SNCF

El centro de operaciones de la estación de tren de París Saint-Lazare se ha sometido a una importante revisión con las pantallas de la serie LF de Panasonic y el Toughpad FZ-G1

París Saint-Lazare fue la primera estación de Francia, inaugurada en 1837. Recientemente renovada, la estación es de alguna manera una ciudad dentro de una ciudad. Con más de 1600 trenes y 650 000 pasajeros circulando cada día por la estación, además del creciente uso de las líneas, su red ferroviaria es muy densa.

A finales de 2013, la SNCF se planteó renovar una de las salas de control, compartida por el Centro de operaciones de Transilien y el Centro de operaciones de gestión de tráfico.

El Centro de operaciones de Transilien tiene 85 empleados que trabajan en turnos de ocho horas, y un equipo de 19 personas que trabajan en turnos continuos. Los trenes circulan hasta la 1:00 a. m. y vuelven a empezar a las 4:00 a. m., y en esas tres horas intermedias se realizan tareas de mantenimiento.

Para controlar los movimientos en una estación donde sale un tren cada 27 segundos (récord europeo), así como para poder gestionar unos cinco incidentes y tres accidentes graves cada semana, el trabajo del Centro de operaciones de Transilien y del Centro de operaciones de gestión de tráfico, responsable de las líneas L, A y J, ha mejorado notablemente, en especial gracias a la renovación de las áreas de control.

El problema

En caso de producirse alguna interrupción en la red, la SNCF quería poder mostrar información relativa a cada línea en las pantallas situadas en la sala de control. Dado que la información a mostrar proviene de varias fuentes de vídeo diferentes, la solución debía poder gestionar la entrada y mostrarla en cualquier pantalla. Esa misma información también debía mostrarse de la misma manera en la sala de crisis, situada junto a la sala de control.

El objetivo era mejorar el acceso a la información en tiempo real y ofrecer una visión completa y analítica de toda la red, así como también poder cambiar instantáneamente de una fuente a otra.

El resultado deseado era una mejor coordinación para tomar decisiones de la forma más rápida y completa posible y, por extensión, mejorar la seguridad de las operaciones de la estación.

La elección de Panasonic

Fabrice Romagne, que se incorporó como Director Adjunto del Centro de operaciones de Transilien en enero de 2014, dio el visto bueno para la ejecución de la remodelación del centro de operaciones con la aceptación de la STIF, la autoridad del transporte público del Gran París. Después de un proceso de comparativa de mercado, la SNCF eligió la oferta presentada por Panasonic Solutions.

“Cumplía con todos los requisitos, tanto en lo referente a los equipos como a los servicios involucrados. Tener un solo punto de contacto para todo el proyecto también influyó en la decisión", explica Fabrice Romagne.

"Nuevas estaciones de trabajo, nuevas herramientas de TI y aplicaciones compartidas eran esenciales para garantizar una mayor capacidad de respuesta. La distribución de la sala de control debía posibilitar que todo el mundo pudiera ver las pantallas al mismo tiempo, y las pantallas debían poder mostrar varias fuentes para facilitar una visión general de todas las estaciones".

La solución

La solución recomendada por Panasonic incluía siete pantallas profesionales TH-55LF6W LCD con iluminación LED, antirreflectantes, de 55 pulgadas y relación de aspecto 16:9 para la sala de control y cuatro pantallas TH-47LF6W de 47 pulgadas del mismo tipo instaladas en forma de video wall de imágenes digitales para la sala de crisis.

Todo ello está conectado a un procesador multiventana ET-MWP100G de 16 ranuras para poder mostrar las múltiples entradas de vídeo y conseguir una resolución de imagen Full-HD.

Para garantizar unos controles móviles fáciles de usar, la interfaz de usuario funciona en el Toughpad FZ-G1 resistente que está conectado al procesador multiventana a través de una conexión WI-FI específica.

Además, la sala de crisis dispone de una pantalla interactiva Panasonic TH-65LFB70 de 65 pulgadas que se utiliza en casos de gestión de crisis, además de servir como herramienta colaborativa para generar informes de situación, anotar planes de intervención y compartirlos.

La SNCF debe gestionar numerosos incidentes que perturban las operaciones y afectan negativamente a la productividad en un entorno bastante restrictivo. El gerente de operaciones regionales, el gerente de infraestructuras regionales y el gerente de tráfico regional realizan operaciones de vigilancia las 24 horas del día y los 7 días de la semana, y deben poder confiar en todo momento en los nuevos dispositivos de la sala de control.

“En casos de crisis, deben gestionar todo el proceso de espera y coordinar las operaciones conjuntamente con varias personas, incluido el responsable de incidentes locales encargado de gestionar la situación in situ y de enviar información facilitando detalles específicos, tales como una descripción y tomas de cámara…”, añade Fabrice Romagne.

Por lo tanto, la distribución y el intercambio de información son vitales para toda la cadena de operaciones. El gerente del plan de información y transporte estudia a continuación el reajuste del plan empleando todos los medios disponibles comunicados por los otros departamentos, y se basa en los casos preestablecidos basados en la información obtenida en anteriores experiencias circunstanciales para lograr la máxima capacidad de respuesta.

Las ventajas

“Esta configuración ha funcionado perfectamente durante 2 años, y los equipos de Panasonic muestran una gran implicación y comprenden perfectamente nuestras necesidades", explica Fabrice Romagne. 

"El aspecto humano de este proyecto ha sido muy importante y hemos recibido apoyo durante todo el tiempo. Nuestro objetivo es ser una estación pionera y demostrar un firme compromiso de aplicar los avances técnicos y de escuchar la información que nos llega del sector.

"La modernización de los equipos ayuda a mejorar el control del tráfico, el suministro de información validada casi a tiempo real y, en definitiva, la satisfacción de los pasajeros”, concluye.